Nuestra esencia

La siguiente es una carta sobre lo esencial de Verticales, escrita por nuestra gerente de comunicaciones, Angela Ramírez

¿Dónde está tu esencia? 

¿Dentro de un closet con un montón de ropa desechable? ¿O más bien, en los momentos de felicidad en que se te olvida cómo estás vestido? 

Nosotros creemos que la esencia está en nuestro poder de impactar el mundo, partiendo desde las acciones más pequeñas como alegrarle el día a un desconocido con una sonrisa o darle un consejo a un buen amigo. Verticales nace de la necesidad de darle poder a lo esencial. 

Y sí, sabemos que “lo esencial” puede sonar como un concepto muy amplio y hasta muy subjetivo. Y está bien, nos gusta que cada quien se tome la libertad de definir cuáles son “sus verticales”. Así llamamos a los valores bandera que para cada quien representan lo esencial.

Para nosotros lo esencial son las personas, la transparencia y la justicia. 

Y ¿por qué?. Porque sabemos que lo más valioso de la vida son las personas que están detrás de cada experiencia. Esa persona que nos prepara nuestro plato favorito. Los realizadores de la película que nos cambió la vida. Los visionarios que crearon la compu o el smartphone desde donde estás leyendo este artículo. 

La humanidad hace la humanidad posible. Por eso la gente es esencial para nosotros. 

Lo que nos lleva a la transparencia y la justicia. Aquí no hay mucha que explicar: nos importa la gente y por eso creamos justicia a través de procesos transparentes. 

Se lee fácil ¿no? pero en el mundo en el que vivimos, esto es un desafío, por eso nos hemos comprometido a que cada una de nuestras acciones esté alineada con nuestros Verticales. Sabemos que a través de lo sencillo y cotidiano podemos transformar. Pregúntate cuáles son tus Verticales y por qué. Cada persona tiene el poder de hacer valer sus Verticales con acciones. Este equipo -optimista- decidió hacerlo desde las franelas. Simple. 

Somos una Digital Native Vertical Brand que decidió comenzar a hacer impacto, una franela a la vez. Creemos que vestirte con seguridad te da poder, y vestirte con simplicidad te da ligereza: dos cosas cruciales para ir a comerte el mundo. 

Por sencillas que son nuestras franelas, nos importa que recibas un producto de calidad: que una franela Verticales no te vaya a dejar morir en medio de un día movido y que te haga sentir cómodo 24/7. Si estabas esperando una franela “básica” que usas un par de veces y luego tiras a la basura, no estás en el lugar correcto. Nosotros no somos desechables ni creemos en el consumo sin consciencia. 

Y es aquí donde te preguntamos: tú ¿con qué mindset te vistes? Una franela Verticales es un lienzo en blanco para que la pintes con tu esencia, y le saques el mejor provecho. Nosotros ponemos la franela, tú pones la esencia. El vestirnos con consciencia, es trabajo de ambos. 

Ese cuento de “bueno, bonito y barato” ya nos suena bien antiguo. Nosotros creemos en justo, transparente y consciente. En abrir los ojos para recuperar lo esencial. Por eso no sólo controlamos la calidad de cada pieza, sino que nos aseguramos de que cada paso de nuestra producción se lleve a cabo de forma justa y ética (más adelante se agregará en el subrayado el link que lleve a las personas al artículo del paso a paso de la producción).

Como dijimos al inicio, lo más valioso de la vida son las personas que están detrás de cada experiencia, y vestirte de Verticales no es la excepción. 

¡Y hablando de eso! Te queremos contar que detrás de una franela Verticales también hay personas reales, recibiendo un impacto real con cada franela vendida. En esta primera entrega, un niño de la Fundación «Un par por un sueño” ubicada en Caracas, Venezuela, recibirá un plato de comida por cada franela vendida. Queremos que tú, tu familia, tus amigos, etc., se den cuenta de que nuestras acciones no están aisladas. Hay mucho que hacer para mejorar este mundo, así que mejor unirnos y hacerlo pronto.

¿Entonces qué? ¿Ya ubicaste más o menos dónde está tu esencia? Sea cual sea la respuesta, vale la pena que trabajes por ella, para ella y a través de ella. A fin de cuentas, ese es tu regalo para el mundo. 

No es una tarea fácil, porque nos hemos malacostumbrado a tapar lo esencial con mucho polvo. Pero ¿sabes qué? la vida es muy corta para perder tu tiempo, tu dinero y, sí, tu esencia, siguiendo tendencias destructivas. 

Sé curioso. Sé exigente. El mundo merece justicia y tú mereces la verdad. 

Ángela Ramírez