fbpx

Abrir los ojos para recuperar lo esencial

Abrir los ojos para recuperar lo esencial
Tiempo de lectura: 4 minutos

Abrir los ojos para recuperar lo esencial

“Lo esencial es invisible a los ojos” es un mensaje que nos regaló Antoine de Saint-Exupéry en 1943, que, como toda frase literaria, tenemos la libertad de hacer nuestra y adaptarla a nuestra realidad como queramos. 

Para nosotros, comprender que “lo esencial es invisible a los ojos” es una tarea que se hace cruzando la línea de lo superficial. Es una premisa que nos invita a detenernos para sentir, y tomarnos el tiempo y la atención de vivir con empatía y sobe todo, con consciencia. 

¿Hemos aprovechado la libertad que tenemos de vivir desde lo esencial, desde el sentir, desde la empatía? Alguna vez lo habremos hecho -por supuesto- pero en líneas generales, nuestra sociedad es una prueba de todo lo contrario. 

Pareciera que entendimos mal la premisa de El Principito, y que decidimos cegarnos, no para conectar con lo esencial, sino para no conectar en lo absoluto. Nuestros hábitos de consumo son una evidencia de que muchos escogimos el camino de la ignorancia para nuestra conveniencia individual.

Los números gritan

Según la ONU, hoy somos 7.600 millones de personas viviendo en el planeta

Desechos al planeta
En el 2010, 7 trillones de litros de agua fueron utilizados para la producción global de textiles.

Tierra. Si cada uno de nosotros comprara un pantalón, una camisa y un par de zapatos, eso haría 22.800 millones de artículos de ropa en el mundo. Pero para ser honestos, cada año compramos un poco más de ropa que eso. 

Es cierto que el vestirse es una necesidad básica. También es cierto que eso no nos da el derecho de hacerlo con mucho egoísmo y nada de consciencia. 

El usuario promedio compró 60% más ropa en 2014 que en el año 2000, pero utilizó cada prenda sólo la mitad del tiempo, y según la fundación Ellen McArthur, la producción de ropa ha doblado en los últimos 15 años.

A primera vista esto sonaría como una hazaña, pero la manera en que esta producción se ha desarrollado y los impactos económicos, ambientales y sociales que este crecimiento ha causado, no son motivo de orgullo en lo absoluto. Los modelos de negocio basados en fast fashion nos han creado la necesidad de comprar más ropa, a un precio cada vez menor, y de utilizarla cada vez por menos tiempo.

La trampa de la moda desechable

De alguna forma, la industria logró hacernos creer que mientras más bajo el precio, más ahorramos, más podemos comprar, más podemos tener, y más valemos. Cuando la realidad es que terminamos gastando más, usando menos y sintiéndonos peor. Cambiamos el vestirnos con disfrute y con consciencia, por el placer inmediato de una prenda más. Caímos en la trampa de la moda desechable. Y lo que es peor, le hacemos daño a nuestro bolsillo, al medio ambiente y a los trabajadores del mundo de la moda, compra, tras compra, tras compra…

Esto puede sonar fatalista, pero la realidad es mucho más fatal.

¿A dónde nos lleva todo esto? Aunque la demanda en la industria de la moda va

Reto de consumir con conciencia
Nuestro reto consiste en generar y promover la conciencia en más del 49% que aún no considera importante la ética en la ropa. Fuente: Morgan Stanley

creciendo de forma acelerada, esta misma industria nos está ofreciendo una alternativa hacia un consumo ético y consciente. Cada vez son más las marcas que trabajamos por crear procesos de producción justos y transparentes. Y mejor aún, cada vez más son los usuarios que exigen la verdad sobre la industria.

Un reporte hecho por Morgan Stanley Research en 2016, mostró que más de la mitad de los compradores menores de 35 años consideran que las credenciales éticas son “muy importantes” al momento de escoger marcas de ropa.

Los usuarios le están cambiando el juego a la industria. Cada vez somos más quienes decidimos abrir los ojos para darle poder a lo esencial: la justicia humana, los procesos éticos y el respeto por el medio ambiente. Cada vez somos más los que escogemos vivir de forma consciente. 

Lo que defendemos

Entre lo fácil y lo correcto, en Verticales defendemos lo correcto. Lo justo. Lo transparente. El reto está rudo. Décadas de abusos, ambiciones desmedidas, y una mentalidad -casi- global de consumo irresponsable no se revierten de un día para otro. El camino es largo, pero si no lo comenzamos hoy ¿cuándo?

La empatía es un valor que se defiende con acciones, y hoy podemos actuar

Franelas verticales
Desde que iniciamos con la idea en Diciembre del 2018, nos hemos enfocado en lo esencial para la humanidad. Iniciamos con nuestras franelas en Septiembre 2019.

decidiendo de qué queremos ser parte. Hoy tenemos la libertad de escoger vivir con los ojos cerrados y siguiendo tendencias destructivas por inercia, o abrir los ojos y consumir, actuar y vivir con consciencia. 

“Lo esencial es invisible a los ojos” no es sólo una frase de El Principito que vemos por Instagram.  “Lo esencial es invisible a los ojos” es una invitación a cruzar la línea de lo superficial y despertar nuestro sentido de apreciación, de agradecimiento, de consciencia…

Las 7.600 millones de personas que estamos en la Tierra tenemos el compromiso generacional de abrir los ojos para volver a lo esencial. Tú ¿cómo lo estás asumiendo?

sello felicidad garantizada verticales sello

felicidá garantIZADA

Queremos que estés 100% satisfecho con tu producto. Si no lo estás, lo arreglaremos. Acércate a nuestro centro de ayuda y prometemos arreglarlo. Garantizado.

Un comentario de “Abrir los ojos para recuperar lo esencial

Deja una respuesta